15/5/12

En *Canaima acontecieron los hechos que describo: Cómo un lince se convierte en jaguar sin pasar por tayato...

[Medidas:55´5x77 y 54´5x40]
Decidí cambiar la música de la "adivinanza" de la Mandrágora, pues ya se acabó el día de Isidro, por esta otra que me parece, es realmente,
alucinante. De una de esas artistas que nacen de vez en cuando y resultan ser impresionantes. Como esta magnífica  Laura Pergolizzi 
...Añado otro tema otro día, entrará con otro relato, en una aproximación a una pared para orar un rato a los pies de una vía o entre  
garabatos de papeles, de esos que la tinta ordena  y parecen dibujos. Eso.
Hasta la próxima.   d:D´


[*Kerepakupai Vená, que en lengua pemong significa  "salto del lugar más profundo"]

[Este breve relato es el que circunvala este Códex por el exterior del encuadre del personaje. Está escrita con errores, a la manera propia, de los que circulaban por épocas anteriores, modificando así esas soluciones en el tiempo]

8 comentarios:

  1. Estimado Deicar, resulta asombroso que la misma mano trace artística filigrana de dibujo, asegure un paso en el Laberinto, asa fugazmente minúnscula presa para izarse y escriba docta y amenamente un relato. Salud y montaña.

    ResponderEliminar
  2. Dilecto Carmar, es difícil responder a palabras como las tuyas. Tomo carrerilla, saliva y me encomiendo a las arenas de la "autopista". Arranco. Desde que la emergente diosa de la razón se desarrolló en mí (esto no tiene más de unos meses) pude comprobar que podía hacer más de una cosa a la vez. Así, puedo tomar un desayuno y leer, o almorzar y ver el paisaje, o cenar cuando el sol se muere cada día; por muy raro que pueda ser en un hombre. Luego dejé que otras propiedades emergentes de características benevolentes hormonas se fundieran conmigo para ocuparme en imitar a la que es el ser más bello de los que pueblan el universo, la Tierra que es femenino. Así transcurren las cosas mientras algunos hace ya varias décadas me enseñaran a subir por las "piedras". A su vez, un sastre me dejaba jugar y pintar con sus jaboncillos de trazar patrones. La retórica fue un empuje de la lectura que intentaba paliar un defecto de atropellamiento en el habla cuando se agolpaban las ideas que se anteponían a las que había en la garganta; poco a poco depuré el texto y el tema y separé la posibilidad de caer en pedantería estudiando lenguas muertas que alimentaban la mía. El galaico es mi fuente de etimologías al haber sufrido una parada evolutiva que lo mantiene cercano al origen en el que el hombre transcribe la onomatopeya, la corrige y la convierte en palabra y letra. Eso.
    Así, es el laberinto, los dédalos que discurren entre mi caja torácica y la que contiene el cerebro. La parte pensante es otra...jeje
    Saúde, Ceibedade e Esquilmo.
    d:D´

    ResponderEliminar
  3. ¡Coño! pensé que leyendo tu comentario sacaría algo en claro de tamaña metamorfosis que citas en el título. De lo que no cabe duda es el gran viaje que se pegaron los implicados, a modo de epopeya, lo cual queda ilustrado, y certificado por el dibujante, en el cuaderno de viaje :))

    BsoT.

    ResponderEliminar
  4. Vera E., lo que más me gusta es ese énfasis con que inicias tu comentario, le da el sentido expresivo necesario para que sigas sorprendida.
    Todo, incluso mis palabras son acertijos ya que el título hace referencia al personaje pero son asuntos que dejo relegados a quienes conocimos situaciones pasadas. De hecho tenía adosada otra música que relataba un poco su situación. No hay porque preocuparse.
    Mola tu expresión, de sorprendente duda...jeje
    Saúde,Ceibedade e Esquilmo... d;D´

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo ya estuve aquí antes y no supe que decir.
    Y dejarme a mí sin palabras ya es difícil ;-)

    Esa "ilustración" merecedora del más brillante libro de aventuras es admirable, y el relato que circunvala el Códex no tiene desperdicio, hasta he pensado un rato en el "décimo sexto mes" del año; de ese año imaginario para aventuras imaginativas.

    ResponderEliminar
  6. De eso se trataba Zeltia, de un juego retórico en el cual donde digo diego dice, y recíprocamente, dice diego quien digo dice. Esto refiere: El regreso previsto el veinte del mismo mes y año, siendo septiembre cuando comenzaron su lúdico periplo; luego, a cinco de la susodicha vuelta, el decimosexto tratábase sólo de un periodo de veinticuatro horas dentro de los treinta que se corresponden. Del año ni hablamos…Creo que queda claro. ¿No?
    Pues eso, salud y libertad… d:D´
    Dl*P
    [El Códice existe, es propiedad de ellos y en su momento llevaba pareja una carta explicativa sobre toda hoja del mejor papel de fabricación peninsular. El precio muy adecuado y bueno, que pagaron estupendamente. Como todos los otros que tengo y que quedan por exponer]

    ResponderEliminar
  7. de segundo Verne verdad? ; )
    de primero un saco besotes

    ResponderEliminar
  8. ShAo, de esos tuyos tengo a rebosar una mochila que suelo llevar conmigo y cuando me siento cansado la abro y me doy un poco bajo los párpados; mano de santo, desaparecen las patas de gallo.
    ...No lo recuerdo bien, para los nombres tengo poco rigor, pero es posible que así fuera. Me parece que no andas desencaminada (pues el que camina se encauza y si viaja solo sólo lo puede hacer en perfecta línea de a uno...como buen inglés)
    Salud y Libertad.
    dl*S d:D´

    ResponderEliminar

Se añade nuevamente la letra, pues los eSPANtapájaros entran rompiendo la cacharrería.
Cuantas más facilidades peor...Resolviendo un desaguisado
[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Pero si escribes en anónimo, tal vez, no salgas publicado