3/12/12

MUCÍLAGO IV...[Pleurotus ostreatus]...Tempus Fungit...

[Medidas:42x29´7.Propiedad de Eu&Eu. Grabados serie "En la Zona Mucilaginosa"]
[*Hace unos años quemaron parte de un bosque de chopos centenarios próximos a la M-501, el Arroyo de la Vega, pequeño afluente del 
Guadarrama que desciende contaminado de las urbanizaciones y pueblos cercanos entre los términos de Boadilla y  de 
Villaviciosa de Odón]



[Otra de Albertucho- Alegría-  le cae muy bien...¡maldito mensajero pirómano!]

Hay quien anda a por ramas secas
y se encuentra con las de ostras. 
Ostras, qué setas! como éstas
que teniendo yo un tocón enorme
vino, un día, un loco, un ido deforme
y arrasando con gasolina de una lata
quemó casi todo el *bosque.
Quedome una congoja y una rabia
que ni aun habiendo yo ido a Babia
podía olvidar hecho tan desagradable
pues pintaba yo con gusto lo que detrás
me daba el viejo álamo de su tronco
centenario que aun hoy lo miro y lloro.
Hay quien no se anda por las ramas
y todo les parece poco, que seguramente
para que nadie tanto disfrutase
como lo hizo aquel  pirómano demente ...[d:D´]



Era la escena que me faltaba para completar esta serie dedicada a algunas setas de "En la Zona mucilaginosa" , ahora que el otoño llega a su fin. Ayer, por La Pedriza, me encontré estas grandes rocas, qué no leñosas, con forma de ostra, como la familia de los pleurotos; a punto estuve de darle un repaso con la lengua y la navaja.
[Ayer descendiendo, con mi amigo Oscar  a trocha perdida por La Pedriza, me encontré con estas gigantescas de roca que no eran justamente leñosas. La naturaleza tiene tantos recursos plásticos que impresiona]

9 comentarios:

  1. El tiempo es oro y mucho mas cuando sacas oro de tus lápices :)

    Biquis!!!

    ResponderEliminar
  2. Agarimeira Merce, vou botando lume pra o sobre xa que fáiseme tarde...:)))
    Andamos a berrar os catro ventos que o outono chega ao seu remate e deixa un feixe de creaciós que sonche un bo intre pra sacalos, non sí?
    Biquis, dis; retiquis douche tamen
    Breves
    dl*MR

    ResponderEliminar
  3. la navaja habría que sacarle al pirómano y cortarle los... anyway. fantástica la serie, parecen los esbozos de un biólogo (de uno que dibujara de puta madre, digo). muy curiosas esas rocas, la naturaleza es como la vida misma, está llena de sorpresas!

    ResponderEliminar
  4. las setas así todas juntitas, parecen un bosque.
    recordando ese del terrible incendio?

    y me pasma esa facilidad que tienes para encontrar formas en las rocas.

    ResponderEliminar
  5. y, junto con el otoño se acabó la serie mucilaginosa? :-)
    con qué nos vas a sorprender ahora?

    ResponderEliminar
  6. (R)raúl, la navaja en ojo ajeno daña tanto como contemplar una vieja alameda de galería que a la ribera de un arroyo se ve impotente para salpicarle el agua y apagar las llamas; así debió ocurrirle a ambos, bosque y agua; tan cerca, tan dependientes, tan incapaces.
    La alameda centenaria se vio atrapada por un fuego sin pasión, incontenido, desbocado con lenguas ardientes que fueron, poco a poco comiendo terreno en la mesa por encima del río.
    Lo de biólogo no es lejano, pero es por donde vamos muchas veces cuando me piden trabajo de campo; aunque sea para ilustrar libros de todo tipo...jeje
    Está en su NATURALEZA sorprendernos... :)
    Un abrazo amigo
    dl·r

    ResponderEliminar
  7. Zeltia, ya veré, tengo in mente varias cosas pero las iré subiendo en función de otras muchas.
    Las rocas salen al paso y, mientras caminas, se van encontrando siempre y cuando te pares a "hacerles caso"; las rocas susurran con sigilo que, por costumbre, al pegarte a ellas para treparlas, escalarlas se van conociendo y escuchando. Siempre hablan, otras veces silban y es cuando el viento es más fuerte cuando, en verdad, las necesitas para parapetarte tras ellas. En ese instante ves su morfología acogedora y bienhechora que te protege durante el tiempo preciso para continuar adelante.
    Continuaré con otra serie, aunque ésta no ha llegado a su fin..."No se vayan, aun hay más"
    [Uff, aquel incedi...bruuu]
    Unha aperta máis sonoros
    dl*P

    ResponderEliminar
  8. No sabía que existiera la "seta árbol", ni la "seta ostra".. ¡ostras, vaya par!, ¡menudo descubrimiento!. ¿Puedo hacer una pregunta?... ¿La seta árbol, creció en tu imaginación? porque si es así, te felicito.

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  9. Verá Verae, todo está en la mente...iré poniendo otras. Ostras!, qué buen par me encontré monte arriba :))
    Sí, pondré otras ostras parecidas, del tipo agrocibe, la auténtica de chopo, o de álamo que son muy ricas.
    Deica dilecta*V

    ResponderEliminar

Se añade nuevamente la letra, pues los eSPANtapájaros entran rompiendo la cacharrería.
Cuantas más facilidades peor...Resolviendo un desaguisado
[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Pero si escribes en anónimo, tal vez, no salgas publicado