7/10/13

ANDRÓMEDA...[Una vez fui allí y me perdí, como no podría ser de otra forma]






Philip Glass: Truman Sleeps












Cuentos de Nocturno y Alevoso VI: 

Respiraba el pantano tanto que si teniendo sed hubiera sentido  fuera ése el motivo  para  una mañana sin rocío
No nos esperaban cuando llegamos allí.
Por el camino las distracciones, hablando, se entrecruzan perdiéndome.
- ¿Dani, hacia dónde, por allí?
- No, por la izquierda es la norma.
- Ahhh, vale...
Y seguimos conduciendo a más de ciento cincuenta  kilómetros de nuestra partida.
¿Qué nos motiva a venir aquí?
¿Quién aguanta  lentas exposiciones hasta que el destemple de las monturas va pidiendo un café para unas horas más hasta el amanecer?

Cuando llegamos no nos esperaban, como no esperábamos a esa EEI que ya casi amaneciendo asomó por el noreste reluciendo en vuelo durante minutos de cortos fotogramas,  para no deformar el firmamento...(Aunque a mí me hubiera gustado seguir su vuelo de curvatura óptica)
Pude no ver mil cosas, mas fuimos testigos de sinfín de ellas sin percatarnos de la presencia de seres diminutos que nos observaban y que él, sólo él,  retrató para arañar la realidad a montones de leyendas  que supersticiosas, en su pasado más lejano, aún lo siguen siendo en lugares tan cercanos como aldeas, villas y ciudades, sin tener en cuenta el lugar del mundo.
Un mar de nubes acumuladas, más que decorativas, produciendo sombras en tierras sedientas, se ciernen indicando si van o no cargadas. Bajo ellas esperan los musgos, correhuelas, algas, líquenes y arcillas llenen sus esponjosas hojas que gustan estar sumergidas.
Vemos un mar de nieblas allá arriba, del agua por encima, sobre nuestras cabezas, un mar de plantas pacientes esperando las contengan... El pantano respira, la noche es tan cálida que se empañan los procesadores, se calientan y ya pasada de madrugada la media se destempla la COSA, esa, del pantano y su espejo comienza a reflejar lo que en profundidad somera viene desde el más lejano espacio. Despacio...
Despacio.
Ahora ya podemos tocarlas con la mano sin temor a quemarnos por sus miles de grados. Años luz, cientos, se miran en el agua que mansa recoge el brillar nervioso de montones de ellas y los destellos de aviones que vagan buscando asfaltos trasatlánticos...La lámina se limpia  y lo que antes era ciénaga donde crían anfibios la  veo ahora desde otro punto de vista más clara y junto a la presa en esa zona me defino parvo más allá de las dos dimensiones.

El cielo. Noche estrellada, como aquel conejo vela de ojos orbitando aplastados sin conocer el equinoccio de su vida.
Andrómeda señalada sobrevolándola un satélite fugaz que haciendo su georrecorrido típico pasa en ese instante desapercibido.

Y yo cada día sé menos...
Estación Espacial Internacional.
Estela de avión, con su característico parpadeo.

Contos de Noituno e Aleivosio VI:

Respiraba o encoro tanto que si tendo sede sentise fose ise o motivo pra unha mañá sen orballo.
Non nos acadaban  cando chegamos alí.
Polo camiño as distraccións, falando, entretrócanse  perdéndome.
- Dani, cara a onde, por alí?
- Non, pola esquerda é a norma.
- Ahhh, xa...
E seguimos conducindo a máis de cento cinconta quilómetros da nosa saída.
Que nos afouta a vir  eiquí?
Quen aguanta  miudinhas exposicións ata que o destempre das monturas vai pedindo un café pra unhas horas máis ata o amencer?
Cando chegamos non nos asperaban, como non acadábamos  a esa E.E.I. que xa case alborecendo asomou  polo noreste coruscando en voo durante minutos de curtos daguerrogramas, pra non deturpar  o firmamento...(Aínda que a min gostoume seguir o seu voo de curvatura óptica)
Puiden non ver mil cousas, mais fomos testemuñas de sinfín  delas  sen decatarmos da presenza de cativos seres  que ollábannos e que il, só el,  retratou pra rabuñar a realidade a varrer de lendas que supersticiosas,  no seu pasado máis afastado, aínda o seguen sendo en luares tan pretos  coma  aldeias, vilas e cidades, sen ter en conta o luar do mondo.
Un mar de nubres amoreadas, máis que decorativas, producindo tebras  en terras sedentas,  cérnense denotando si van ou non carregadas. Baixo elas acadan  as carrizas, correolas, argazos, chantáns, acensalís,  e arxilas enchan as súas esponxosas follas que chistan estar mergulladas.
Vemos un mar de néboas alá derriba, da auga por riba, encol das nosas cacholas, un mar de prantas pacentes asperando conténhanas... O encoro respira, a noite é tan cálida que empánanse os procesadores, quéntanse e xa pasada da mardugada  a media  destémprase a COUSA, esa, do encoro e o seu espello comeza a reflectir o que en profundidade someira vén dende o máis afastado espazo. Amodo...
Amodo.
Agora xa podemos tocalas coa man sen temor a queimarnos polos seus miles de grados. Anos luz, centos, míranse na  auga que mansa recolle o tremelucir  axitado  de cheas delas e os escintileos de avións que vagan atopando piches trasatlánticos...A lámina límpase e o que antes era cénaga onde crían anfibios véxoa agora dende outro enfoque máis clara e xunto á vaira nesa banda defínome parvo máis aló das dúas dimensións.

O ceo. Noite estrelada, como aquel coello vela de ollos orbitando esmagados sen coñecer o equinoccio da súa vida.
Andrómeda sinalada sobrevoándoa un satélite fuxidío que facendo o seu geopercorrido propio  pasa nese ínterim  desprevido.

E eu cada día sei  menos...d:D´

14 comentarios:


  1. Da envidia... estar ahí, con ese cielo, a esas horas, obteniendo esos resultados...
    da envidia. da mucha envidia.

    · dL·R

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  2. Esa supuesta envidia no puede ser buena, déjala de lado y vente con nosotros...
    Lo único que sí podría envidiable es que dispongo de un maestro tremendo y que viajar con él es otro mundo. Tantas cosas qué ver y aprender que se van tomando poco a poco los conocimientos, aunque él está llegando a unos límites inobservables....
    [Aunque yo me sé de un fotógrafo de salón y estudio que hace unas composiciones perfectas a las que sí se podría envidiar...y no se lo digo a naide ni escribo.
    ·dl·A

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario que se agradece en Pasitos.
    Viendo estas fotos se queda una pensativa y asombrada, no me importaría perderme:-)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bos días Katy:
      Y tanto que nos perdemos ya que algunas veces tenemos que retroceder por encontrarnos en la carretera equivocada, incluido el tiempo que se nos pasa volando. Por el techo del haiga vamos viendo lo que asoma y así me pasa...
      Te dejo pensando
      ·deicaludos*K

      Eliminar
  4. joer, qué inmensidad lumínica, acongojante. uno debe sentirse pequeño ante un espectáculo así, seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bos días r:
      Nosotros ya éramos pequeños y aunque hay otros menores, creo que éramos los que éramos...conscientes en ese lugar. Los perros, las arañas y otra bicharada no sé; el próximo día les pregunto.
      Con el color contrastado se aprecia más lo que se puede ver, aproximadamente; polvo, plasma y vacío estelar de donde procedemos...
      ·deicaludos fugaces·r

      Eliminar
  5. Fantásticas fotos, aunque te tenga que llamar al orden en cuanto al procesado. Y no me cansaré de repetírtelo.
    Tienen mucho más potencial que creo que pierden el momento de contrastarlas tanto con es GIMP, Picassa o Paint que usas ¿?.
    Déjalas tal cual y ya dedicaremos unas horas a darle a los niveles.

    En cuanto a corregir CL (Contaminación Lumínica que dicen los astrónomos) yo no lo haría en demasía. La noche también tiene sus colores en cada lugar (según la ciudad/es lejanas) y por la misma razón que nadie procesa una puesta de sol rojiza, pasándola a un azul cielo de mediodía, mi opinión es que el paisaje nocturno astronómico debería seguir siendo eso... paisaje y no un perfecto planisferio celeste. Es mejor dejar la bruma real a empastar tanto los colores.
    En dos sesiones más... me tendré que ir pensando cambiar de afición, quizás el encaje de bolillos tenga más salida.

    Ya se siente morriña cuando lees sobre aquellos días no tan lejanos.
    Unha perta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El procesado tiene un cometido meramente divulgativo y la intención sólo era expresar cual es la sensación que se aprecia cuando se pasa toda la noche fotografiando y pasando frío; cansancio también.
      Las mejores las dejamos para estudiarlas con calma y llevarlas a su tono adecuado; estaré en esa clase magistral.
      Lógicamente aquellas que tomaron rocío aún las estoy revisando, ya veré qué hago con ellas pues hay mucho donde elegir y son buenas.

      ¿Supongo que no será encaje de bolillos nocturno?
      Éste, actualmente, se realiza en muchas comarcas y parece ser según la historia que fue llevado por aquellas migradoras galaicas hacia muchos lugares de la península hace muchos decenios y que, ahora, alguien pretendiendo adueñarse de ello se lo arrebata. Bueno, etnólogos analizan el tema aunque cualquiera puede saberlo con sólo el análisis acultural que se vivía en las mesetas y cercanías, así como en otros lugares.
      Si de morriña se trata, no andemos a la zaga y saquemos los jubones para dejar tranquila la saudade que ya se acabó el tiempo; otro año si viene al caso. Queda menos.
      Reapertas longas, deica l·D

      Eliminar
  6. Aquí el que más el que menos lo que envidia son esas escapadas que hacéis de cuando en cuando: los paisajes nocturnos con sus habitantes y su firmamento son una excusa; las historias que nos cuentas, y cómo las relatas, es lo que me fascina.

    Para cuándo una luna en cuarto creciente?

    bsÖs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serían terribles si llevaran churrascada con vino y güisquis hasta el amanecer pero lo terrible es que se parecen más a sesiones de trabajo de campo y espera en un escondite que a un divertimento. Tienen mucho trabajo y se suele pasar mucho frío y humedad. La excusa es que muchas veces lo hacemos con escusa.
      Para este finde, puede.
      Me los tomo
      ·3deicaludos*V

      Eliminar
  7. Perderse por el gusto de hacerlo, dejar pasar las horas por la placidez que nos produce la contemplación de un fenómeno natural, a veces insignificante otras tan luminoso como el de tú entrada, en suma, si hemos de explicar el porqué lo hacemos, dejémoslo, porque el destinatario no lo entendería. Werner Herzog ya lo anticipó en su diario: "La conquista de lo inútil". Benditas inutilidades que a algunos nos llenan plenamente. Enhorabuena por las fotos, el texto, y por compartirlo con nosotros. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto contigo, amigo Carm, ese reto y conquista de lo inútil...
      ¿Y lo bien que sienta?
      ¿Y lo bien que uno se encuentra con él ( con lo no útil, claro. No me estoy refiriendo a ninguna vanidad divina ni otro tipo de superstición...Sólo ante la naturaleza y su contemplación. El paisaje sea cercano o espacial; incluso al paisanaje...sea cercano o el irreal espacial...jeje) cuando en la más estéril meta, para muchos, te cruzas de brazos o los apoyas cual jarra, y te preguntas, qué qué carallo fago eu eiquí?
      ¿Quién me obliga a esto y hasta este lugar?
      ¿Qué hora es, ya es de noche, y el desayuno a qué hora?
      Hace frío, la noche nos embarga y las estrellas aún siendo luminosas y no deslumbrar a penas producen calor; la ropa se humedece y las horas de trabajo se acomodan en los hombros para añadir peso a la cargada espalda; sólo los resultados recogidos y la experiencia vivida nos harán volver nuevamente.
      Perderme es una de mis pasiones pues es ir sin rumbo sabiendo que el que tome me parecerá bien; una gran forma de evadirse. Una victoria para el cuerpo y la mente.
      dl·C

      Eliminar
  8. Aparte de conseguir estas fotos maravillosas... también siento curiosidad por saber qué es lo que realmente os motiva a ir "allí, o "allá",o donde sea el lugar que hayáis elegido para perderos.

    tD1b.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El motivo es algo que aún desconocemos completamente pero en saber qué es estamos a ello. Sí sabemos que, sustancialmente, son nuestras esencias genuinas y curiosas las que se implican y se ven movidas a viajar en busca de eso. Perderse es un simple hecho, tan tonto, que vine dado por un estado de relajación inimaginable de los que están todos los días controlando y sabiendo donde están los principales puntos cardinales y cardenales. Esto hace que en éstas haya más de un motivo para dejarse ir y desencajando la voluntad de su tiesto nos dejemos ir hacia ese cine de ciencia ficción; donde ronda y parte toda ciencia y toda ficción.
      Asumo...lo sumo
      dl*aVs

      Eliminar

Se añade nuevamente la letra, pues los eSPANtapájaros entran rompiendo la cacharrería.
Cuantas más facilidades peor...Resolviendo un desaguisado
[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Pero si escribes en anónimo, tal vez, no salgas publicado