21/4/15

Mi cuerda quedó en el lugar presa de la montaña...[Un día cualquiera]





Coldplay: 42

Contos no estraperlo III:

Unha vez vin pasar, perteitada ata os ombreiros, unha deusa do luar á que acompanhaba o seu recadeiro carregado de toda-las súas armas. Non houbo parolas ao paso de tan breve cortexo e, atopándome eu no cumio, salveime de tan acoubas intencións pois ela ía ben disposta a xogarlla a todo ou ren. Suorento o seu mancebo deixou de vez os aparellos e erguendo, ambos, a voz chamáronme polo meu nome. Sostiven un intre o silencio e vinme abaixo acusado polo xeitoso timbre da súa voz; tendinlles corda pra intre e chegaron aos meus pés en menos de "ipso facto". Valente fun dando cara atrás un paso e descolgando tudo o meu enérxico sentido de ren abracei un fío da corrente e deixeime levar nunha ráfaga a ponhente. Desprendín tudo canto pesaba de min e virei ao presente dicindo que o luar que ocupo carece de perteitos e armas desomellantes. Eles entendérono. 
Abecida a única dinámica de setenta metros que tiña descendín en adherenza e fun despedindo o lusco, eu ofuscado, dun día remoto e tolo. Aínda hoxe asubíanme os oubidos cun xordo azoguido dos seus xestos de poder entrometido que deixáronme con vida sen pedir ren a troco mais que a minha partida. 

Unha mañá, despuntada xa a luz, rubín opositando ata o cume e alí ben conservada estaba a minha corda tola de alegreza e algo atoleada. 

Non volveu ser a mesma, ainda que gárdoa con absoluto agarimo.

Breludos e Esquilmo Livre 
Deica entón :)´



Coldplay - Everything's not lost/Life is for living

 Relatos clandestinos  III: 

Una vi pasar,  pertrechada hasta los hombros, una diosa del lugar a la que acompañaba su heraldo cargado de todos sus armamentos. No hubo palabras al paso de tan breve comitiva y, encontrándome yo en lo alto, salveme de tan ocultas intenciones pues ella iba bien dispuesta a jugársela a todo o nada. Sudoroso su mancebo dejó de golpe los instrumentos y alzando, ambos, la voz me llamaron por mi nombre. Sostuve un rato el silencio y me vine abajo acusado por el tenue timbre de su voz; les tendí cuerda para rato y llegaron a mis pies en menos de "ipso facto". Valiente fui dando hacia atrás un paso y descolgando todo mi enérgico sentido de nada abracé un hilo de la corriente y me dejé llevar en una ráfaga a poniente. Desprendí todo cuanto pesaba de mí y regresé al presente diciendo que el lugar que ocupo carece de pertrechos y armas diferentes. Ellos lo entendieron. 
Aprovechada la única dinámica de setenta metros que tenía descendí en adherencia y fui despidiendo el atardecer de un día remoto y loco.  Aún hoy me pitan los oídos con un sordo zumbido de sus gestos de poder entrometido que me dejaron con vida sin pedir nada a cambio mas que mi partida.

Una mañana, despuntada ya la luz, subí opositando hasta la cumbre y allí bien conservada estaba mi cuerda loca de alegría y algo atolondrada. No volvió a ser la misma, pero la guardo con absoluto cariño.

BreveSaludoS y Monte libre

Hasta entonces :)´




[Evito superfluas palabras lo dicho en la fotografía grande, donde los encabalgamientos buscan los mismo que las rocas caballeras]
Salud y Libertad

14 comentarios:

  1. Una buena historia, bastante surrealista, que no sé muy bien por dónde coger. Sin embargo, me agarro a esa (posible) idea de que cada uno le da cuerda a quién quiere, o puede, y viceversa. Y el final... el final me encanta: queda bastante claro que los acontecimientos nos marcan, por nimios que nos parezcan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted razón, Anónimo/a; mucha razón pues poder dar cuerda (para rato) se da a cualquiera.
      Pero ya puestos y a causa de mi falta de tiempo últimamente, le responderé dentro de unos días y aclararle a usted concretamente el porqué de esta historia un tanto surrealista. Aunque yo, cómo ya quedó aclarado en su día, la nombraría dentro de nuestro neomovimiento del Subrealismo Preoperacionista.
      Aclaración que se merece, por la validez y certeza de su comentario y por valiente aunque lo haga desde el anonimato. Algo que me da lo mismo, sea quién sea.
      Nos la jugaremos la próxima vez en esta misma plaza y guerra dialéctica. :)´
      Hasta entonces...reciba mi más cordial saludo...
      Unha aperta

      Eliminar
    2. En esa tormenta que me rozó a punto estuve de venir abajo porque la pared se humedecía pero resultó que era más la impresión de la bajada repentina de temperatura la que me hizo dudar. Llevaba dos cuerdas y de una tuve que ir realizando estribos y dejándola. Con la otra pasándola fui descendiendo a medida que con la navaja cortada cada resto que el domo se quedaba. Arrastrado gravemente de la incidencia miré al cielo y dije eso de: apaga y vámonos. Se me hizo raro, duro. No veía la hora de llegar al suelo y cuando al fin toqué fondo una ola de cansancio me invadió. Salió el sol tímidamente y corriendo a pocos fui dejando atrás el tiempo perdido.
      Un día regresé a por ella y la encontré a pocos sus restos, la recogí deshecha, con nudos en su larga garganta o cuerpo y la metí en una bolsa y le eché un responso. Luego la calenté bajo los brazos y me la traje inconsciente.
      Mi mente había dado un vuelco extraño y antepuse una contra otra de aquella misma y la fui dejando en el maletero juntas. Criatura que por vieja tengo cuando las estáticas se hicieron viejas y se les fueron las camisas.
      Algunos objetos pasan a tener fuertes vínculos que deshacerse de ellos cuesta más que el valor que tienen, pero en esa situación era lo más valioso que tenía a mano ¿Y único?
      La vida también. Su vida por la mía sacrificada para volver otro día a por ella. ¿Aguánteme la dialética que por mayo a los mallos? ¿Si sabe de qué hablo responda?
      Me rondó varias veces parca cerca y alguna vez le contaré como a más de tres mil quinientos metros de altura tuve una enzarzada con unas cuerdas una campana de seda y que con una navaja curva llena de agujeros en su mango fui resolviendo hasta tirar de la anilla del bote de bebida y me puse a contemplar desde el aire sudoroso un buen rato perplejo.
      Ya van para cuatro veces que me rondó cerca. La próxima no sé dónde.
      Deme cuerda y se la devuelvo.
      BrevesaludoS :)´

      Eliminar
    3. A la muerte, anónimo, me refería...
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me dice la caliza que siempre le tuvo admiración a esos granitos titánicos, ella, deleznable y frágil ante una simple gota de lluvia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ei, Belén, algo así me dijo alguien una vez; un *caliceño o tobáceo, según se vea y lea. Uno de una tribu, tal vez, cántabra o al menos galiacocántabro.
      Titánico es sólo es granito a granito la roca que rica en feldespato y mica se construye endoestratos de tierra, lodo y sima. Sial completo.
      No por deleznable es menos dura pues, le cuento, yo que empleo unas Campo 4 para mis adherencias de aproximación, o unas Bora DLX, debo decir que las primeras son más agredidas en sus calizas que en mis granitos; las segunda soportan bien los terrenos mixtos, aunque ya no esté en mis pies a día de hoy.
      Los extraplomados, los del paso del perro, en la trocha alta, son atalayas desde las que contemplo el horizonte de mi interior y me paro sólo cuando no muevo los pies.
      Dijo alguien una vez, la chica de una pareja de una noche, a los que recogimos ateridos al olvido, que ella era de donde eran sus pies y, en referencia a ésa, a ella, aquí quien admira es quien contempla...en mis recuerdos viven los farallones calizos, las diaclasas que buzando retorcidas buscan el frescor de la tierra. Las cárcavas huecas, las chimeneas de hadas y entre nidos y buitreras, las aves y las cuevas. Desde los diez años rondándolas...Esquistos, gravas, conglomerados, porfídicas betas entre ellas, cuarcitas como venas y citrinas incursiones en marmitas de gigantes...Areniscas incluidas.
      Bicos
      [*http://deicalogoamicus.blogspot.com.es/2014/07/via-valentina-inicio-en-el-diedro.html
      En el comentario de Ñ]

      Eliminar
  3. Se nota que usted le gustan los caminos peligrosos... ¿se encomienda a alguien, antes de cada ascensión a esos lugares tan empinados y lisos"?

    Las fotos ¿las hizo Ud. o se las hicieron? Si tiene cuerda suficiente, responda a las dos preguntas.

    Me voy con algo de vértigo.

    bSöS.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdos de ese día que por ascenso subía, yo, probando unas suelas de Asolo Victori, y me fui quedando solo por cuanto mochila, ropa y roca me impedían ir tragando metros hacia arriba. Atorado entre muros, entré despacio y temblando el cuerpo un poco la vibración hizo que la llevara más alta la cintura y salvar el escollo que me impedía progresar. Así, ya resuelto el resalte envalentonado me lancé al descenso adherente que cuando mejor lo íbamos llevando se desató una tormenta cercana con salpicaduras a mis pies que puso en duda la vida. Nubarrones de descarga a unas decenas del domo la temperatura en descenso y el reloj barométrico en picado cayendo como cuando un anzuelo toca fondo por perder la boya.
      Fui dejando estribos de cuerda seca, estragos de maroma negra de voluptuoso diámetro y recia. Qué buena, qué brillante dinámica. Espléndida.
      Quien incrédulo atiende a la montaña no se encomienda ni a las cuestas castellanas que bajan para Cuenca y en cuanto la razón me faltara ni a la roca idolatrante lo hiciera.Al ego, al superego freudiano.
      Las fotos son cosa nostra y aparatosa.
      Rebicos.

      Eliminar
  4. No se comparte cuerda con cualquiera, sino con quien se quiera; que una cuerda compartida, a más de en la fibra, gran entrega supone, pues confías en quien al otro extremo se halla.
    De tal forma sella que, una vez la fibra compartida, dejada y quizás por algún tiempo olvidada, la persona del otro extremo, aún sin cuerda, queda para siempre en alguna medida a ti ligada.
    Salud y Montaña, amigo Déicar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor explicado no lo hubiera podido decir y en lo tocante a la cuerda es con quién se comparte el otro extremo donde se deposita la confianza segura del que chupa o tensa. El rápel de doble seguro es el que mejor me viene por razones de espalda, en caso de fallo actúa solo.
      Y de querer compartir cuerda, le recuerdo que tenemos previsto algo que por motivos de espacio y tiempo dejaremos para dentro de un mes...¿Qué tal le viene? Ya veremos, ya veremos como sacamos adelante el otro extremo y, si me acuerdo, nos vemos tomando unos cherri como siempre. No desesperemos que con tanta ocupación de la que sabemos ando apurado de aquí para allá. Por no decir que andáis igual.
      ¿Cómo va eso por tierras de aragoncitos, hay mejoras?
      Lo hablamos y vemos por donde tiramos.
      Es en los momentos de dificultad cuando conoces la valía ajena que nos liga y nunca olvidada.
      Salud, Libertad, amigo Car.

      Eliminar

  5. Los que subimos a dos y cuatro patas, que no manos, no podemos dar cuerda a nadie, que no sea cuerda de la propia lengua, ´órgano muscular o sistema de comunicación.
    En cualquier caso, es fantástico poder compartir cuerda. Ninguna expresión mejor de confianza que poner el pellejo en manos de otro.
    Conteste usted a Sole y también me contestará a mi.
    Para Belén... ¿conoces la caliza de los Picos de Europa? No tiene nada de deleznable, en ninguna de las cuatro acepciones del DRAE

    deicaludos b·R

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dar cuerda se la doy hasta a el reloj y si el relojero me presta tiempo le pongo todos sus relojes en hora que, ahora bien, la confianza reside no sólo en el ánima, estática o dinámica, de la cuerda que por pellejo en nuestras manos ponemos cuando nos acompañamos de otros pues si dejásemos de hacerlo no disfrutaríamos de algo que para disfrutarlo de verdad sólo se puede hacer en compañía. Antes, en muchos casos hay que echar manos y pies y, por lo tanto, dos tres y cuatro apoyos o extremidades que si con bastones, piolets o crampones se mueven algunos por los de la roca extremos.
      Fue una vez o tal vez dos donde estuve a un paso de recabar una información vetada a los humanos, sólo para las aves. Veamos, fue usted entonces, amigo, quién siempre sueña con nuesos granitos y yo que adoro las calizas ando últimamente por otras diferentes.
      Se me enquistan los esquistos.
      Deicaentón b·A :)´

      Eliminar
  6. Querido d:D´disculpa que utilice tu espacio para responder a Noco le bolo y decirle que bien conozco las calizas de Picos de Europa; el fenómeno de karstificación existente en ellos es uno de los más espectaculares del mundo y sus "simas" son de las más profundas de la tierra. Aparentemente son duras e inquebrantables pero llenas de diaclasas por donde se filtra el agua cargada de bicarbonato cálcico, el potente responsable de su deleznabilidad, originando unos paisajes imponentes cubiertos por lapiaces, poljés, cuevas, dolinas hermanadas en uvalas y sumideros que recogen la escorrentía y la devuelven en forman de manantiales donde habitan las xanas... o incluso las regurgitan en la misma orilla del mar a través de surgencias que emergen entre las arenas de las playas llaniscas... No en todas las calizas sucumben a la destrucción, pero cuando la karstifición se produce es implacable y bellísima. Seguro que tu bien la conoces y algún atrevido lapiaz de habrá atrevido a dejar su huella ¡bella herida, para el montañero, que nunca acaba de cicatrizar!. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante, adelante... :)))´
      A ése me refería Belén, a ése:
      Ei, Belén, algo así me dijo alguien una vez; un *caliceño o tobáceo, según se vea y lea. Uno de una tribu, tal vez, cántabra o al menos galiacocántabro.
      [Y aprovecho para pedir disculpas a todos por no contestar antes, pero ando tan ocupado que tengo muy poco tiempo]

      Longas apertas Belén :)´


      Eliminar

Se añade nuevamente la letra, pues los eSPANtapájaros entran rompiendo la cacharrería.
Cuantas más facilidades peor...Resolviendo un desaguisado
[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Pero si escribes en anónimo, tal vez, no salgas publicado