18/10/16

Oposiciones pedriceras a Los Guerreros por el Salón del Pájaro: A todo se acostumbra uno, menos a no comer, pues *elegante mesa ni monte contradice ni desdice montañero





Rememorando escondido canal tras el 
cual  sus primeros exploradores vieron  
fallo  para con tan buen paso hollar 
sus cimas
Después de unas risas para saber quién abría vía, me tocó a mí y a través de la más vertical diaclasa, unas veces por oposición, otras mediante diferente técnica, *el maestro de ceremonias me dio el permiso.
Eso es lo divertido; subir por dificultad primero para siempre descender por lo práctico, más adelante, finalmente.








Llegados al Salón del Pájaro que a un lado de La Muela disfrutamos de unas vistas únicas sólo para aquellos que conociendo recónditos pinganillos decide que es hora de regresar después de cuatro o dos años sin pasar por allí y, tal vez, más de veinte.

















Carmar, Fernán, Benji, Ángel; máis Eu, tras esta cámara.
Gracias a todos por la compañía y al gran maestro litúrgico que a medio camino un *explorador se nos unió para compartir escalada.

Los Guerreros...al fondo, no estos otros que tanta guerra dan
Luego, a mitad de excursión, en gran ara diorítica de feldespato rosa extendimos mantel de campo para mesa en redor que con viandas de aldea a base de jamón, lomo, y curado de oveja...negra, posiblemente.
Ensalada de tomates; aceite, vinagre, sal con trazas de pimienta y olivas.
Pan con pipas y el mejor vino tinto  ──Tempranillo como nuestras horas de llegada a Canto Cochino──  en vasos de acero.
Las uvas de postre y deliciosos bombones traídos de *Letonia y café con leche de termo aportaron espléndida sobremesa a la que sólo faltó siesta o séptima...supongo porque éramos cinco.


Se puede ser escalador, montañero, velocipedista o corredor pero no por ello perder la posibilidad de una mesa elegante y bien puesta.

Ritualizando una vez más la recuperación física que por trauma de alguno supuso parón en el grupo y nuestra consagración a las (es)culturales diosas de las rocas y a los cuatro vientos:
A Diana encanzadora; a Eolo el del soplo-cardio o cualquier otro al que no haya que adorar  ni píldora, ni asuntos crédulos.



Junip: After All Is Said and Done













Otoñal  floresta  para  domingo de Baco
──no el otro── traspasa luces con tono terroso flujo luminoso sobre hojas el papel que describe entre rocas desencajadas y a dos llambrias verticales se atiende más por control que por otra cosa oponiéndonos a ellas subo donde la vista alcanza y a pie de cima recorrer cornisas de singulares vistas.
A lomos de cetáceas pétreas.
Bricd

Entón deica :)´

Y es que  *LOZ se forma bajo premisas inconfesables, a cuerda floja y, baga de vida,  según fueran llegando las circunstancias.



Junip: Line of Fire


Notas a pie de roca:
[Se mide el banquete y sus placeres no sólo por abundantes y ricos manjares, sino de amigos y conversa en tal rito reunidos]
[*L´ordendl´zumbao]


Junip: Dont let it Pass

2 comentarios:


  1. Regresando… poco a poco

    Amigo ·r· no sabes cuanto me alegra ver que andas publicando. ¡Y vaya nivel de publicación! Sé que no lo haces para dar envidia pero... la das.
    Las fotos son sensacionales y la actividad, más todavía.
    Mesa con mantel, todo un lujo. Yo me tomo una fabada asturiana, bien calentita, y algunas veces a pie... otro lujo.
    Sigue... y te iré siguiendo.

    deicaludos b·R

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  2. Oiga a mí no me da ninguna envidia: usted sube a las cumbres y yo desciendo a los arroyos. Cada uno a lo suyo, ¿no? Si no fuera por las fotos no me creería ese festín. La merienda y el viño... eso fue lo que faltó en mi "seudo" excursión, porque el mantel ya lo tengo (el mismito). Tomaré nota para la próxima.

    Siga, siga poniendo-nos los dientes largos.

    Te dejo un beso, d:D'

    ResponderEliminar

[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestra afabilidad y comentarios