17/4/17

3 Manchas solares, especialmente...[*Istorias de la puta mili]

Nº 8747

...Un texto para el dolor, para no olvidar...
Istorias arredor de ªLámbica III

Tres manchas solares, desde mi solar...

Ante todo venda atrapa lo que de trapo se venda que aquí ya lo está el pescado...d:D´


*Escomenzo:
Cuándo llegué, no siendo mi cía definitiva, lo pusieron a caldo.
Durmió la noche sangrando, aturdido, humillado y amoratado. Fue incluso escabel para un cabo primero. 
Salvo por la templanza de un ferrolano profesional que colérico y harto de aquello se levantó en armas de voz en grito poniendo fin al (su) desaliento. 
Hizo sueño a eso de las tres en constante vigilia por si en adelante algún despistado se las apañase por seguir con el maldito juego. 
De madrugada, con el alba y a diana refrescó su cara y la memoria hizo acopio de todo, de todos y no cejó propuesta y empeño para tiempos mejores. En algún momento caería la fría jarra de agua. Se lavó. Paciencia.

Meses después, ya con galones que eran obvios de peso por razones varias de trabajo, en la explanada de formaciones de entre batallones se fijó para mediodía de un día cualquiera a todos sin excepción, mandados y mandos. 

Fue llamando  marquina  uno a uno por sus nombres y dando un paso se distinguieron de los escuadrones alumbrados por un sol de peso sin perder marcialidad, uniformidad y despiste. ¿Qué los motivaba a ser diferentes del resto de las tropas? 

Tales serían seis, dieciséis o ventitantos como los jóvenes años de esa mayoría allí plantados. 

Reunido aquel grupo disparatado se presentó el máximo de frente y alzando su chusquera voz de cuando Sidi o Ifni, o ambas, hizo y dijo lo siguiente:

──Den un paso al frente aquellos que de viva voz nombre el alférez. ──Proceda.

Esos fueron desposeídos ante un mitin sumarísimo, degradados y puestos en manos de las policías militares que se los llevaron. Poco antes al escarnio público sumó de palabra sus delitos infringidos a los novatos y recién llegados compañeros. Primero pelotón de castigo, luego Meco.

Qué te meto, qué te meto, fue en la mente la consigna.

A primeras horas de la tarde el ambiente caldeado por el sol justiciero servía para romper las hileras de testigos que tomaron unos en la cantina del fondo fría cerveza entre comentarios promovidos del intelecto paciente de aquellos que expuestos sus múltiples argumentos concluyeron que eso no tendría que volver a ocurrir.

Años después moría el dueño del quiosco. Fue, de los primeros, por aquellos años ochenta, como consecuencia de un extendido y lacerante mal mella de ciertos colectivos despectivamente señalados. Baliñas, qué figura. 
Esto sin que tenga qué ver sólo sirve en clave histórica.

Pero el daño de este tipo, lejos de ser erradicado, continúa en lo castrense y más desde que profesionalmente la mujer forma parte ya de ese anacrónico mundo donde puede más un galón que la arroba  personal de quienes plantean igualdad y trato. Aunque, finalmente, sea constancia quien dé a cada uno lo que le corresponde.

Qué jodido lugar aquél, qué malo en parte.

La ignorante envidia ciega no comparte que justa sobre los ojos venda lleve y no los abra a su conveniencia...*Bricd


Pues eso, no semos naide y a mí me parieron en una frontera...d:D´



Fanfarria Taquikardia: Procesión Herexe
(A las barricadas/coche fanntástico)

*Bricd es poeta e ilustrador, grafitero y de vez en cuando toca la gaita,
Fue Caballero Legionario Paracaidista y maestro de extensión cultural  durante su estancia militar

1 comentario:


  1. Ciertamente, viven dentro de un anacronismo 'permitido'. Y para eso, democracia, dicen.
    La fotos, como habitual, geniales.
    Y me ha divertido esa procesión hereje. Podrían convertirse en un reclamo turístico para esos pueblos semiabandonados.

    Deicaludos b·R

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar

[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestra afabilidad y comentarios