2/12/17

Pedriza, estación de otoño...sin agua hasta el...


Las Milaneras.
Otoño entre las rocas de la Pedriza

Desdibujado amanecer rojizo 
occidental luna en Quebrantaherraduras
de cansadas tonalidades
Maliciosa oculta...
Allegadas nubes lienzos pastel 
cobre despuntando intensos colores 
invitan parados pormenorizando 
en vieja cámara montañera
a mano apuntes variados

Desde amurallados balcones 
asoma leve calor de fresca mañana 
con viento, ausencia entre circo,
recio sobrepasándonos
por collados, en antecimas.
Desistimos coronar canales, 
callejones; fortísimo viento, 
humedad en rocas; niebla
lluvia paralela; traía matacabras 
copos a mayor altura desde férreas cumbres bailanderas 
lomas de Pandasco...


*Reinicio...(y Tristán decorrer heraclético del agua)

Después de la hora prevista que hacia la frígida ribera del Manzanares deja pasado el maduro puente a tomar acuciados pasos siguiendo a Carlos mientras, Benji y yo hablamos deprisa y de la prisa que Carlos impulsa a sus zapatillas; como tratando de escapar del correr heraclético del agua para ocultarse de esta muy fría mañana que se interna en bosques de pacienzudas acículas entre verdosos ocres y ^marrones yacidas que tapizan nuestros pasos y sus zancadas ligeras. Ay, hay qué joderse. Iniciar así esta marcha supongo nos beneficia el aire que entrando y saliendo de pulmones se para boquiabierto en cada bocanada el vaho precipitado. Saco un pañuelo.

Llegados al cruce del llano Peluca que sin otra cosa qué ver proseguimos la autopista del PR-2 y pasada la primera cuesta ──dónde grandes rocas miran al Laberinto──  fotografiamos a la izquierda un arcoiris, despejando dudas climáticas que nos acompañarán seguramente en la vecindad del collado Miradero, antesala de las Torres. Poco antes de alcanzarlo, pasado el retorcido tronco de pino que cuando llueve tiene setas, nos abrigamos ante lo que arreciaba  metros más arriba, a loma despejada.

Parapetados de la cellisca  ──coposo viento norte, húmedo galaico, guadarramista típico── frente unos peñascos, conseguimos cerrar plumíferos, capuchas y cortavientos. Comprobando la temperatura que no llegaba a tres; menos de un grado por cabeza. Dejamos lo previsto de ésta a las Torres para mejores condiciones. Total es algo que de sobra conocemos y no siempre hay que andar danzando en tan mínimas cimas cuando por viento y rachas alcanzan tantos quilómetros hora. Nada se pierde si la prudencia te mantiene en vida.

Atravesar el alto prado de los Poyos, con fuerte y gélido viento, bien abrigado, es una sensación reconfortante si llevas guantes y no de los cortados que empleamos para las rocas; aunque alentándolos todo arreglado.

Sin perdida temporal contemplamos la peña del Rayo, a la izquierda, e iniciamos descenso a Milaneras de inclinadas llambrías con verdiazulados líquenes extremando pisadas salvo calzando  Campfour de siempre o solventándolas con atléticos rodeos, bien por arriba o saltando entre ellas. Tres Cestos nos espera. Lugar para un bocado y preparar el destrepe del paso cadena y sus químicos; esos que no son científicos, pero sí fijos, fijo.

Superadas estas pendientes nuestros pies resbalan por hojarasca de sotobosque, robles, chaparros y agarrándonos a ellos, a veces, deslizamos en un juego de entretenimiento imitando al que habla lleguen las nieves. Son (sus) deseos sobre palas, sobre esquís; qué sobremanera. De travesías. [A lo mejor un día de estos regreso a esa actividad que tan placentera me resultó en su momento...Bueno, ya veremos]

Tres callejones más abajo, dos despistes menos, largas trochas y aligerando el paso con unas carreras que  ──a aveces atajándolas──  luego pasarán factura en vertebradas raíces. Hay qué joderse.

Con desniveles completos de más de mil ochocientos aprovechamos seis justas horas de atlético día en Pedriza.
Estiramientos, risas, comentarios, abrazos...
Despedida y cierre.
Hoy comemos en casa.
Saúde :|´





Cream - White Room -1968


[*Posiblemente nombre propio: Reinicio y triste decorrer heraclético del agua
También:
Reinicio y Tristón, el decorrer heraclético del agua
Reinicio...y ^triste decorrer heraclético del agua.
^Por casi ausencia]
^marrones que yacidas= muertas. de la expresión militar "marrón pavera" o calabozo militar
[Borrador para conceptos abstrusos:
Desdibujado el amanecer rojizo a occidente
por  Quebrantaherraduras la luna
con tonalidades de cansancio
tras Maliciosa oculta
Aquellas nubes a nuestra llegada dejaron lienzos de pastel y cobre 
despuntando intensos colores invitaban  a parar a un lado 
para memorizar con la vieja cámara de montaña 
algunos apuntes a mano]

19/10/17

CALIfornia...GALIfornia [Anticultura del fuego]


Hay una California al Oeste del "Mississippi", más allá...
Hay una Galifornia al Oeste del Duero, más allá...

Desgraciadamente "hermanadas al fuego"
...anticultural egoísmo y otras adjetivaciones individuales...Bricd
Una pena :!´ 


Fotografía de la derecha 


Fotografía de la izquierda:
Cortesía de  Michael Nekrasov (Handout via Reuters) 
(Reuters a través de Lucy Sanabria)



Black Sabbath: War Pigs




3/10/17

No apeadoiro das Atochas...[Non me esquenzas ren, ren...*qu´eu xa te lembro]


Contos no *estrapelro  XI:
Es n´AVE

Venus, Régulo y Luna menguante
ρ Leo  y Marte.

...Y la estación se sumerge en el día de una zambullida para el despertar bullicioso de pasajeros y coches. Estación de vigilia...


Haiche  mortes silenciosas, ou licenciosas, que mostran de xeito imperceptíbel  cada vrao que non cesa e renovan os seus votos en cada estación que pisan; pasan coma un tren deténdose a recoller viaxeiros. Que mundo, agora xa sen xefes de estación e apeadeiro mor da crise ferroviaria. E licenciosamente prostitúen as silenciosas pegadas con que o precatamento achégase ao día en que se viu todo isto por vez primeira. As horas, os minutos e segundos son alimanhas cómplices que inexorábeis tratan pedindo boletos de paso a quen sen querelo nin mercalo déronlle abono dende entón. Ata en atráquelos pra tal singradura d´auga e chapuzón mergullámosnos engolando o tempo polo ollos e exhalando por un oído si e polo outro tamén o espazo que deberiamos deixar entre esa circunstancia pra que corra o aire deixándoo pasase se con iso procedese o correr do vento sen que se perda aceite.
A dor próxima, parella á satisfacción, é ao tempo lineal que conhecemos e non hai máquina a pedais ou atómica que o free.
Só a mente cos seus *lembros é capaz, de retrinco, de suplir sen deter unha viaxe a outras empostas. Dita sexa o asunto ese
Meus apreixos
Saúde.



N ´Alborada dos astros...
Como la última menguante, de a tres madrugadas atrás, circunvala al arco tanto de menos que su luz raya paralela a tanta uña como luna restaba...
Y es que el otoño que se adentra bajo el arco, cálido de luz, o bien trae  seco veintinueve  de Baco  ─  para otros s. Miguel─ y luego, recolección que de pronta madura.
Salvo, para entonces, ya pasados esos, un mes más entenderemos cuan precisas son aquellas que tanto se claman.
Gota a gota o por gajos bien aparecidas...

Bajo el cauce de bajo caudal se esconden rastros de recuerdos y cuando la luz penetra se estanca para echar a dormir bajo puente como quién carece de techo...
Incluso el sol a veces mendiga entre las nubes y, si puede, desprende harapos en forma de rayos.
Y si no pregunte a más de un méndigo que viéndose envuelto por ellos se (los) arropó durante las noches más frías...*al lado de una caliente piedra o bien del encuentro de una buena de cantería 



   Hay muertes silenciosas, o licenciosas, que asoman de forma imperceptible cada verano que no cesa y renuevan sus votos en cada estación que pisan; pasan como un tren parándose a recoger viajeros. Qué mundo, ahora ya sin jefes de estación y apeadero a causa de la crisis ferroviaria. Y licenciosamente prostituyen los silenciosos pasos con que el sigilo se acerca al día en que se vio todo esto por vez primera. Las horas, los minutos y segundos son sabandijas cómplices que inexorables tratan pidiendo billetes de paso a quién sin quererlo ni comprarlo le dieron abono desde entonces. Incluso en los atraques para tal singladura de agua y chapuzón nos sumergimos tragando el tiempo por lo ojos y exhalando por un oído sí y por el otro también el espacio que deberíamos dejar entre esa circunstancia para que corra el aire dejándolo pasara si con ello procediese el correr del viento sin que se pierda aceite.
El dolor próximo, pareja a la satisfacción, es al tiempo lineal que conocemos y no hay (perfecta) máquina a pedales o atómica que lo frene.
Sólo la mente con sus recuerdos es capaz, de momento, de suplir sin detener un viaje a otras épocas. Dita sea el asunto ese
Salud

...........................
Ése era el asunto:
El edifcio menos bonito e historiado es el que para la luz fuerte de la derecha y como en el espacio se deforma para ser engullido por la fuerza de la "gravedad de la contaminación lumínica urbanita". Luego, al fondo, un sistema de 3 astros principales trata de destacar sobre un horizonte altamente contaminado por una lámpara-torre que "florecida de sus influorescencias" mata la lejana luz de las estrellas
​Sobre el verde prado de artificioso césped tiene, a pesar de la señal prohibitiva, alguna que otra excrecencia perruna​
............................


Notas a *pe de rei
*Metátesis: estraperlo
*Lembros: apócope de lembranzas
*O pé de rei: e un instrumento de midir que 
tenho na minha mesa de dibuxo...Un xogo
cas parolas, coma cas follas dos libros ou 
livros de livres...
*qu´eu xa te lembro: e así non me ficará a pena, 
e xa non morrerei dela...
*a beira dunha pedra quente ou ben oulo dun bo perpianho: refiérese a aquellas labradas que mantienen el calor remanente y durante las noches lo desprenden.

King Creosote: Wake Up To This 



[ b:Deíca-r 8d
*Ai, e case esquencíame delo; a daguerre é unha marevilla, nên qu´diçer, nên qu´falar... baixo a dourada arandela dun compromiso na pedra...É o outonno que xa fica bicando no tempo
https://www.flickr.com/photos/97664410@N02/37217291282/
Entón deica :)´ ] Bricd

25/9/17

Valentina a pares acordados...Reunión anual celebrando por boedromion, a otoño *entrante(s)




   Durante la reunión anual para la celebración ──con mantel y vino── la subida hasta El Yelmo se realizó pausadamente. Había tiempo sobrado y visitamos otros lugares que cuando llueve alcanzan los noventa centímetros de agua en sus parte más profunda.
Lugar estacional para una lámina tan esencial que dentro de la cuál se desarrolla todo un elenco de diversidad en frágil biotopo, muchas veces, bajo gran presión de domingueros que con sus perros sueltos rompen tan mínimo equilibrio al permitir que sus canes se zambullan en tales cristalinas aguas. Irrumpiendo e interrumpiendo así el ciclo de decenas de anfibios e insectos que dependiendo de esa estacionalidad mueren en pleno y breve crecimiento.

Las rocas caballeras  ──mal llamadas piedras──  son producto del descanso sobreasentado que las partes no desgastadas de lo que queda de granitoides y leucogranitos nos dejan perplejos por su sencilla complejidad en tan aparente equilibrio. En realidad, todas aquellas que vemos en el fondo, más adelante, en un completo caos de bloques son tantas que, tiempo atrás, perdieron el derecho a ser soportadas por la inferior y que llegado su erosionado sostén al límite se precipitan montaña abajo.

Contemplamos con ojos de futuro, a través de la cámara y como si de una máquina del tiempo fuera, lo que posiblemente ha ocurrido y seguirá ocurriendo.

Los callejones por los que bajaremos son un dédalo laberíntico que en más de una ocasión nos ha perdido ──aún conociéndolos sobradamente── el camino. Son como en la vida, metáfora de las veces que nos apetece salirnos de la rutina habitual. Un símil, un parecido al que retornar por puro capricho y explorar vericuetos poco transitados...salvo por las cabras.
Dormideros y cálidos rediles.

Carlos, Benji, Fernan y yo, con puntualidad extrema cuasibrexit  ──que ahora está de moda──  nos citamos como siempre bajo los mismos árboles dónde tantas veces estacionamos ambos vehículos y después de los saludos y abrazos del encuentro repartimos las fiambreras, útiles, viandas y cuerdas entre todos. Diez minutos más tarde iniciamos la marcha.
La tranquilidad y las entretenidas fotografías nos llevaron a pie de vía en un par de horas, tanto por la senda Carboneras como por aquellas otras rampas que cruzan la Gran Cañada.

Clara  ──la madrugada──  es fresca, no en demasía y mana luz radiante anunciando solaz mediodía.

En una rotonda o glorieta ──qué no redonda── poco antes de la salida de la ciudad, hacemos un alto y señalo hacia el cielo oriental  ──para indicar a mis ilustrados acompañantes──  que Luna, Venus, la estrella Régulo, Marte y Mercurio se pueden contemplar, a ojo de buen cubero, sin demasiados esfuerzos (la madrugada siguiente, el 18, me encontraría fotografiándolos desde otro punto de la megalópolis y en estación distinta, aún siendo verano y a las puertas de la siguiente)
Reemprendemos la marcha y les recuerdo que, por ese punto de esa mañana, entre Venus y Selene, la nave ISS Zaryá pasaba a gran velocidad, minutos antes.


Ya a pie de vía se dispusieron dos cordadas. Carlos acordaba con Benji sus seguros y Fernan enlazaba su seguridad conmigo mediante umbilical cuerda auxiliar suficiente para esta vía de aproximadamente ciento cincuenta metros de altitud y que corona a esta peña por su cara oeste.


       El primer progreso en adherencia del arranque por el diedro fue mío que en silencio completé hasta las primeras placas del estribo dónde apalancando espalda y piernas doy la vez a Fernando en su primer contacto con la escalda en roca, pues al fin su brazo se encuentra curado.
No hubo nada qué temer, todo calculado y salvo unos percances con sus suelas llegó con absoluta firmeza hasta mi presencia; pues supo apoyar correctamente en la coquera del diedro las encuñadas zapatillas e intuitivamente relanzarse bavaresa arriba.


Un instante de sosiego después estábamos ambos en la primera reunión viendo como la segunda cordada avanzaba, aunque una ligera duda recorrió el semblante de mi tutelado que en breve intercambio de palabras y ánimos quedó para siempre resuelto.
Los ojos ──de ambos──  recapacitan juntos cuando las palabras se fundamentan en la confianza y la mente se tranquiliza al saberse poseedora de su propia y egoísta fuerza. Nada qué ver con otras lejanas o ajenas que puedan poner nuestras esperanzas fuera de nosotros. Pensar es la facultad que nos hace avanzar sin temor; contrario a creer que es verbo creado para depositar nuestras propias facultades en inexistencias nacidas de la ignorancia...O del interés para descargarnos de casi toda culpa, echando balones fuera.


Carlos avanzó asegurando a Benji  ──el cuál en dos ocasiones anteriores conmigo demostró una gran destreza resolviendo muy adecuadamente el paso por el bloque que todo lo entorpece── que alcanzaron nuestra posición y juntos disfrutamos de vistas y fotos, pues ése es el principal objetivo de toda escalada; contemplar el paisaje, no sólo desde arriba, también desde cada tramo de la pared sobre la que se progresa.

El psicobloque lo atacó primero Carlos, desde dónde aseguró a todos los demás para evitar contratiempos innecesarios. De esa forma no sólo se evoluciona más rápido en el avance, también se determina qué medidas y técnicas se deben tomar para habituarse en las visitas en solitario y en estado puro de adherencia.



Reunidos tras este estorbo y comentados algunos temas y consejos avanzamos entre risas por tantas y variadas fotos que sobre las inclinadas paredes se van haciendo.
Pasos, poses e interrogantes momentos que jocosamente reconducen nuestros gestos.




Llegados a la cima, hicimos cumbre de rigor, disparamos (más) fotos y sobre una roca que hay hacia la diaclasa norte o gran fisura de escape dispusimos nuestro altar de almuerzo.
Así son los ritos y que cuando lleguemos a la ancianidad recordaremos, tal vez, con una sonrisa...Qué tiempos



Dónde escalar no está reñido con un almuerzo a la carta y elegante mantel de mesa y campo


Primero:
Ensalada de atún Calvo, tomates Cherry, alcaparras, pepinillos, almendra y manzana con regado de aceite de oliva extravirgen al limón Chinata  y Jerez.
*Entrante(s):
Crema de queso de Cabra para untar Flor de B.
Crema de queso de Emmental Flor de B.
Pan de pipas
Segundo:
Jamón, a cuchillo, de cerdo ibérico
Queso curado G.C.
Lomo de cerdo ibérico
Pan con pasas, avena y centeno
Postres:
Piña natural de postre, almendras y diversos bombones de Aragón.

Café solo arábiga para unos
Café con leche para otros.
Agua, azucarillos y aguardiente...Bueno, esto es una zarzuela

Vino tinto Rioja Lagunilla...copa, mochila, mantel, platos y vasos de acero y cubiertos
Siempre estamos a cubierto

Regresando






...Nos vemos por la pared de Santillana...

Mi foto...a mandar...Bricd


Harry Styles: Sign of the Times