14/10/12

SUCELLOS: Deus LAROUCO (Sucellus.Sucelo). O Barroso...De cuando tres amigos se juntaron con el anfitrión Lourenço Fontes [Desmadeixando noso mundo enzaramallado] 1ª Parte





Reflejos de unos días tras las sombras del pasado
Tras las puertas de un misterio, flanqueados por 
pétreas fitas lanceadas.

 Reigada, Eduardo Castro y yo adelantábamos la visita con nuestro amigo "el padre" Antonio Lourenço Fontes que ofreciéndonos su tiempo dedicamos horas a la búsqueda y el hallazgo de nuestros orígenes naturales. 
Perdidos por entre castaños, sierras y laderas desglosamos églogas en rocas llenas de "coviñas" para imaginar constelaciones más allá de Laza. Por la tarde, ya con Eduardo Castro Santamarina, fuimos de lagar en lagar buscando el buen vino prerromano que por esas tierras de quintas y pazos dejaron nuestros ancestros. Perdidos entre malezas, los perpiaños labrados, a ras de suelo mostraban todo su esplendor útil. Hombres y mujeres que vendimiaban con devoción sus bacelos de placer y comercio. Excedente necesario que competía con embriagados intermediarios sacerdotales entre frutos de la tierra y los dioses monteses.
Un joven biólogo, un dicharachero arqueólogo y un etnólogo recio
En la mesa unos solomillos y buen vino de la comarca, mientras Reigada entrevistaba a "o pai" António Fontes , yo filmaba la escena en la que ambos sumergidos entre palabras roían anécdotas y leyendas.
Una hora de testimonio con nuestro sociabilísimo etnólogo nos introdujo en una tarde de sorpresas y ritos. 
Dos altares de sacrificios, o peñas escritas, petroglifos y un dólmen fúnebre que oculto por la ladera fue durante muchos años refugio de pastores, contrabandistas y bandidos.
Descendimos a las pozas del río y entre gigantescas marmitas nos introdujimos por donde, en el invierno, desciende brava el agua y se lleva, con su rugido, la vida. Borbotones mansos ahora, monstruoso horror, después, con las lluvias. Unos gritos para conocer el eco de la zona se despidieron sobre una roca que a modo de popa encara hacia el este el arranque de posteriores religiones.
El día dio paso a otro, la mañana a la tarde y ya cayendo la noche, nos refugiamos en su biblioteca granítica leyendo libros petrolíticos y poesía lusogalaica. 
Chatos  de bendito vino de Oporto que con delicia suprema, sonrisas y amistosas palabras brindábamos por una larga plática hasta que agotamos las últimas luces "perdizeras".
El tiempo de regreso lo empleamos en unas nocturnas con la cámara de Moncho, donde un incendio borraba de un plumazo las estrellas celestes tras una nube de ignorancia gris.
Atacando el agua al fuego asomaba el resultante vapor
envolviendo las llamas que competían, acostado el sol, con 
el lunar fulgor.

Moncho Reigada, Edardo Castro e eu adiantabamos a vesita co noso amigo, o pai, António Lourenço Fontes que ofrecéndonos o seu tempo adicamos horas á procura e o achado das nosas orixes naturais.
Perdidos por entre castiñeiras, serras e ladeiras desglosamos églogas en rochas cheas de coviñas pra imaxiñar constelacións máis aló de Laza. Pola tarde, xa con Edardo Castro Santamarina, fomos de llagar en llagar atopando o bo viño prerrumano que por isas terras de quintas e pazos deixaron os nosos devanceiros. Agochados nas touzas inzadas, os perpiaños laborados, a niveis do chan mostraban tudo o seu esplendor útil. Homes e mulleres que vendimaban con fervor os seus bacelos de pracer e comerzo. Excedente necesario que competía con embebidos intermediarios sacerdotais entre froitos da terra e os deuses monteiros.
Na mesa uns solombos e bo viño da pazal bisbarra, mentres Reigada entrevistaba a "ou pai" António Fontes, eu filmaba a escena na que ámbolos mergullados entre parolas rillaban contos e lendas. Unha hora de testemuño co noso sociabel etnólogo introduciunos nunha tarde de sorpresas e ritos.
Duas aras de sacrifizos, ou penas riscadas ou insculpidas, petróglifos, e unha anta fúnebre que agochada pola ladeira foi durante moitos anos refuxio de pastores, estraperlistas e bandoleiros.
Descendemos ás pozas do río e entre xigantescas olas introducímonos por onde, no inverno, baixa brava a auga e leva, co seu ruxido, a vida. Borbotós mansos agora, monstroso horror, despois, cas choivas. Uns berros pra coñecer o eco da zona despedíronse sobre unha rocha que de xeitosa popa encaa cara ao leste o arrinque de posteriores relixións.
O día deu paso a outro, a mañá á tarde e xa caendo a noite, no lusco e fusco, refuxiámonos na súa biblioteca perpiaña lendo libros petrolíticos e poesía lusogalaica.
Chalanos de bendito viño de Porto que con ledicia suprema, sorrisos e amizosas parolas brindabamos por unha longa plática ata que esgotamos as derradeiras gabuzas "perdizeras".
O tempo de regreso empregámolo nunhas nocturnas coa saca das vistas de Moncho, onde un incendio borraba dunha plumada as estrelas celestes tras unha nube de iñoranza gris.[Beato Darzádegos]


Elevada diosa Laurana
durmiendo tumbada
con el respeto que tienen
temprano a poniente
desde donde se ven las aguas
cargadas con gotas de sediento
suelo que  no se amilana
del fértil enorme del que hablo
que con su maza
pretende golpear soterrado
para lanzar al aire su cana.

22 comentarios:

  1. Algún día, escarbando, escarbando, llegaremos a las antípodas y sin habernos conocido, ni habiendo encontrado el tal origen ansiosamente buscado. Pero hacerlo en compañía, de la buena, sí que vale la pena, sobre todo con buenos alimentos y excelente vino y enriquecedora charla.

    Me encanta la foto de las sombras. ¡Ay, las sombras!

    ¿Y dices que la petrea es una diosa? Uf.

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  2. Vera doce, hay cosas y recorridos que no acampan en guía alguna y que sólo se pueden hacer acompañado de los mejores y familiares amigos. Si las sombras proyectan a tres de los protagonistas en donde el mediano es quien relata y fotografía; es en la otra donde los verdaderos protagonistas forman conjunto alrededor de una de las rocas más interesantes de la comarca, quedando al margen quien sigue relatándolo. El ocaso pone el contrapunto para señalar la importancia del lugar. Pétreo es él, pétreo me quedé yo al verlo; pero el pétreo hace referencia a la montaña trasera que se encuentra al oeste, la montaña Larouco; aquí está la ambigüedad del asunto. Por un lado está el ídolo que se relaciona con el monte, por otro el término montaña que conserva un perfil de mujer tumbada, durmiendo; a ésta me refiero como Laurana, diosa fértil de la tierra de la que mana la vida cercana y desde la cual observar el universo, incluso el antropomorfo granítico que tiene en su mano un martillo generador de fenómenos meteorológicos o que es capaz de esculpir labores agrícolas y otros a aparejos. Además es referencia fertilizadora, o erotizadora, de la abundancia de la zona...Y ahí no hay dudas, pienso.
    dl*V d:D´

    ResponderEliminar
  3. Me hubiera encantado participar de todo esto que cuentas. Espero hacer algún día algún recorrido por entre las raíces, los tallos, las hojas, las flores y los frutos de tierra que nos vio crecer.
    Eu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eu, lo malo de esto es que suele ser algo espontáneo y surge siempre por el boedromion, sin avisar. Las raíces están, siempre, donde están nuestros pies. Cualquier lugar es bueno para enraizar y cambiar el registro vocal
      dl*Mc d:D´

      Eliminar
  4. solo el título ya prometía : )
    Me alegro de esos tiempos bien compartidos, de esos ratitos
    que de vez en cuando la vida nos regala para la caja de los recuerdos
    un abrazote y buen comienzo de semana
    aNa ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ei, aNa:), compartir afinidades tan entrañables es proporcional a la inquietud y a la que se produce al leerte.
      [Hay instantes en los que nos juntamos el hambre con las ganas de comer y entonces se preparan "xuntanzas antropológicas intelectivas" que nos conducen por caminos sospechados y sospechosos( “raias, raianas”)buscando los vínculos internacionales que nos comunican a unos con otros sin las diferencias que han llegado a producir las fronteras y las distancias...Así, lo que antes era todo lo mismo, hoy en día son caracteres algo distintos que nos tuvieron separados mucho tiempo, aunque no tanto. El terreno, la falta de alambradas o muros, y desde la llegada de la UE, fue algo que nos ha devuelto la posibilidad de estrechar, nuevamente, las manos...las palabras, los conocimientos y otras tantas posibilidades que me dejo para otro momento]
      Eso.
      Muchos recíprocos. Date por apertada :)))))
      dl*S d;D´

      Eliminar
    2. Pues sí, tenías razón, es tauro.
      Qué le vamos a hacer, son cosas de la genética
      y de la naturaleza ancestral
      Salud, Libertad y montaña, aNa. :)

      Eliminar
  5. qué arte tienes para los pie de foto! y así, en general, también :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a veces el pie se convierte en continuación que viniendo de quien viene no sólo se acepta de buena gana, sino que toma por bueno de quien es capaz de meditar palabras mucho más cortas y con mayores significados.
      Deica dl·r

      Eliminar
  6. Valeu a pena o encontro da raia arqueológica que nos seduz e atrai cada dia mais, ao ver que os sentimentos se irmanam e dão força e vida ás pedras testemunhas de povos celtas e outros.
    Fico por cá á espera de prazeres que a história vivida por amigos nos brinda. Obrigado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mim é toda uma honra que estiver lá com vocês
      Muito obrigado
      Inesquecivel

      Eliminar
    2. Aprezado amicus Fontes, foi unha sorpresa desomellante a tua presenza e o teu tempo no que nos desfroitamos dás tuas verbas, dá tua sapenza. Foron uns días que deixan ou mel nas pálpebras e chegan mais aló do pensamento, do entendemento, Deixando aa nosas diferenzas fumos unha vez mais ou que a terra deixounos ser.
      Ficaremos con mais tempo outro ano e voltaraemos pra brindar con viño de Porto nos intres dás parolas, dás verbas. Traballando con xeito as dúbidas e contando contos a caron dun lume de lareira.
      Teñas boa saúde e que os teus deuses dá terra cóidencha.
      Deica, amigo Fontes.

      Apreciado amigo Fontes, fue una sorpresa diferente tu presencia y tu tiempo en el que disfrutamos de tus palabras, de tu sabiduría. Fueron unos días que dejan el gusto dulce y llegan más allá del pensamiento, del entendimiento. La comprensión. Dejando nuestras diferentes ideas fuimos una vez más lo que la tierra nos dejó ser
      Estaremos con más tiempo otro año y volveremos para brindar con tan buen vino de Oporto, entre instantes de palabras, de poemas. Trabajando con cuidado las dudas y contando leyendas al lado de un fuego de la cocina.
      Tengas buena salud y que los dioses de la tierra te sean propicios.
      Hasta pronto, amigo Fontes.

      Eliminar

  7. · A una "excursión" así nos apuntaríamos todos... yo a la cabeza. La relatas divinomente, digo divinamente.

    · d·R·ludos icus

    CR· & ·LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ñoco, esperemos que el próximo año, por el verano de finales tengamos la posibilidad de hacer un recorrido entre esos muchos petroglifos e interpretar cuanto se nos antoje, entre risas, jaras y oportos...
      dl·A

      Eliminar
  8. Para mim é toda uma honra que estiver lá com vocês
    Muito obrigado
    Inesquecivel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dilecto Moncho, sino hubiera sido con tu ayuda no hubiera sido posible todo ese recorrido al pasado; entonces es mutuo y el sólo hecho de haber compartido tan buenos momentos sobrepasan con creces todo lo que se nos quedó en el tintero.
      Las experiencias y esos cafés de tardes tranquilas que nos ofrece la plaza de García Barbón bien se merecieron entre las pláticas de Eduardo Santamarina, entre relatos breves y paseos sin pérdidas para alcanzar el límite en un acuerdo tripartito...
      Sea pues que repetiremos con más calma y dedicaremos más tiempo a esos nuestros mayores que tanto tienen que decir; si el tiempo es benévolo y aun estamos a tiempo, no nos vendría mal una visita al gran profesor Rodríguez Colmenero.
      [Cuando ande más desahogado prepararé esos grandes petroglifos de la roca esquistosa en la que un ancestro nos dejó su firmamento y nos reflejó sus cielos claros y noches estrelladas]
      Breves saludos
      dl·X

      Eliminar
  9. Mentres escoito a música e fito as sombras da primeira foto, non podo estar máis de acordo con Ñoco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentida Zeltia, eiquí andamos un pouco idos no tempo, e fico un pouco morrinhoso botando de menos as paisaxes e os intres do luz da herba, das uces e das chairas feitas de pallas amarelas nas que botar unhas verbas mirando o ceo. Logo, tamén, boto de menos unhas cuncas de viño e as parolas nas que contar unhas e otras cousas, brincando dun tema a outro.
      Pois entón xa somos tres os que estamos de acordo. Vémonos con mais tempo, e se podemos fagamos tudos unha de isas romarías con vitelas, chourizos e tortelas de patacas...
      Breves
      dl·P

      Eliminar
  10. Estas cosas dejan huella. O al menos, eso me pasaría a mí, que adolezco de mucha sensibilidad aquí (señalándome) y los amigotes, las caminatas y un algo de vino me ponen de lo más tierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Pérez, las huellas en las rocas, en las piedras son constancias del pasado, de un pasado milenario que nos aconteció no sólo en aquellas comarcas sino, también, en la tuya tan distante, aunque nunca lejana. Entonces el hombre se definía por dejar emblemas, signos y otros parecidos para que los demás supieran quienes habitaban aquellos pagos. Los dioses paganos fueron grabados por, tal vez, embriagados artistas, a su vez posibles ritualizadores o sacerdotes simples, que en estados de trances y con ayuda de herreros consiguen labrar con cierta tosquedad unos símbolos que son muy universales. Es en estos donde nos damos cuenta del carácter transfronterizo de las diferentes tribus que comercian y comparten, entre otros, como moneda de cambio sus vinos y otros productos de la tierra.
      De vinos tan buenos está llena esa zona Lusa y éste hace que las palabras fluyan con sensible facilidad, incluso para los más lejanos.
      Breves
      Deica
      dl·Sr.P

      Eliminar
  11. Apetecible reunión parece esa, siempre lo es con los amigos y más si de fondo están este tipo de conocimientos que tan interesantes me resultan. Y más en aquellos lugares.
    Un gusto leerte


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han pasado tres años y echamos de menos vernos con tanto tiempo; en los siguientes no tuvimos tanto y aunque nos vimos y charlamos no pudimos reunirnos como nos hubiera gustado, al menos con él. Los grande y familiares amigos Edardo Castro y Moncho Reigada sí seguimos compartiendo descubrimientos o especulaciones.
      Verás, hay amigos que aún siéndoles, a veces, por circunstancias, tardíos, te unen tanto a la tierra que parece que llevas toda la vida con ellos. Son extraordinarios y su afabilidad deja intuir su condición cordial. Personas que empapan sociablemente el ambiente y con los que departir miles de asuntos, chascarrillos incluidos. Amigos tardíos sí, pero eternos.
      [Muchos nos hubiera gustado que se apuntasen a estas largas jornadas de rocas, dólmenes, glifos de todo tipo, opíparas comidas y humildes, también; largas risas con sus charlas; montes arriba; rocas a las que te subes sin querer y descubres que te encuentras con un legado protohistórico; gritos infernales de ecos respondones, fraternales fronteras donde se degustan aires de antiguos guerreros que nunca lucharon; minerales que forman parte de aguas burbujeantes de claras transparencias salgadas...las llaman. Saladas como las del mar que nos tomamos cuando pedimos qué beber.
      Hay muchas aguas en esta región, caldas algunas, hipercálidas otras, burbujeantes casi todas y sulfurosas las más. Las frías excelentes, las templadas fantasticas, las calientes geniales y verás que los dientes de todos sus habitantes suelen tener buen color; los excesos de comarcas zamoranas dan lugar a impropios colores. Los excesos naturales nunca son buenos.
      Tomar a los pies de cualquier baño, o de Molgas, por ejemplo, unhas augas quentes, recobran la salud interna en un par de semanas o menos. Es así:
      Bajo un chorro escaldado por el paso sulfuroso se encuentra un caño roto de tanto caldo. Una jarra de barro o unha cunca branca, das usadas pro vinho, se pone debajo y se espera llenado. Luego, soplando un poco, por si las moscas nos quemamos, vamos tomando a pocos tan olorosa agua. Al principio sabe rara o raro, luego acostumbrada la fosa entra que ni te cuento. Un par de éstas al día es mano de santo -aunque no sean estos de mi devoción- y entre una o dos semanas (siempre mejor dos, por aquello de las vacaciones largas mejor que las cortas) se repone uno para todo el año; tanto por dentro como por fuera adquiriendo al piel una suavidad singular y la vida lozanía estupenda. De al espalda ya ni le cuento pues de burgas en chavasqueiras y otras pozas andamos muchas veces en plan prerromano o precelta bronceado.
      [Le contaré algo más:
      A las aguas frías y con chispa del Mente lleve siempre, como el que escribe, unos limones y exprimiéndolos antes en un tazón de porcelana llénelo del grifo decimonónico que a poca altura se halla y verá convertida el agua en Kas...y nada más]
      Regusto responderle a quién escribe fantásticos cortos. Ah, la próxima vez expláyese, expláyese...diría Cantinflas. d:´

      Eliminar

Se añade nuevamente la letra, pues los eSPANtapájaros entran rompiendo la cacharrería.
Cuantas más facilidades peor...Resolviendo un desaguisado
[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Pero si escribes en anónimo, tal vez, no salgas publicado