1/4/12

Laberintos...

Risco del fraile, tras las puertas ojivales que forman la entrada al laberinto. Yemas despuntando las esperadas aguas de abril.



Onte foi un día único, introducinme no labirinto, sen sentido e consentido. Despreguei tudo o meu compás coma que desprega unha carta náutica e voa a vela por enriba das ondas, por enriba; coma quen desprega unha carta estelar e navega entre estrelas diúrnas alumado por unha miudiña Vagalume que case me cabía nun peto. Despreguei as ás da imaxinación e amei o pensamento deixando constanza do amor eterno a unha increibel natureza, a Venus, venus quen me rexe.

Pagán doído que encántase no rochoso eido do labirinto
Labirinto de paixóns, de emocións.
Mancado pola caída, xa vén a calma e o acougo.
Grazas Venus...bd

Ayer fue un día único, me introduje en el laberinto, sin sentido y consentido. Desplegué toda mi brújula como quien despliega una carta náutica y vuela a vela por encima de las olas, por encima; como quien despliega una carta estelar y navega entre estrellas diurnas alumbrado por una sutil Luciérnaga que casi me cabía en un bolsillo. Desplegué las  alas de la imaginación y amé el pensamiento dejando constancia del amor eterno a una increible naturaleza, a Venus, venus quien me rige.
Pagano dolido que se encanta en el rocoso pago del laberinto
Laberinto de pasiones, de emociones.
Dolorido por la caída, ya viene la calma y el sosiego.
Gracias Venus...bd

4 comentarios:

  1. Me encantan tus palabras, me sazonan tus emociones
    que parejas a las tuyas son como un soplo alegre de deseos e ilusiones.
    Tus palabras recibidas en éste prometen sincerar
    ese aprecio.
    Cariño que guardo de muchas personas
    el afecto que deseo desprender-me de él y depositándo
    lo comparto contigo, con ellos
    Adorable ser que sosiegas mi sensualidad con tus escritos y me cubres con tu musgo,
    manto verde de tapiz rotundo
    donde el calor lo ejerce tu caricia

    ResponderEliminar
  2. ... Compartido y disfrutado, así siempre estará en la memoria...

    ResponderEliminar
  3. parece una foto pero no lo es, estoy oliendo el musgo verde y ese sabor dulce a cielo de primavera, piso sin querer una rama y apoyo las manos en la primera piedra para ver si descubro el horizonte que aprietan las del fondo...

    ResponderEliminar
  4. A mí me paso un tanto de lo mismo. Son, pasada la boca ojival bajo unas rocas, las primeras que se ven. Sí, hay quien me dijo que esa foto huele a líquenes y yemas recién estrenadas, a punto; ya me las imagino hoy rezumando aromas de lluvia...jeje
    Gracias sHaO.
    Deica.

    ResponderEliminar

[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestra afabilidad y comentarios